Las energías renovables han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana.  Un elevado porcentaje de la energía eléctrica que consumimos en nuestros hogares  se produce por medio de fuentes renovables como la energía eólica, la solar o la hidráulica.

Y es que, aunque un mundo 100% renovable todavía no es una realidad, son muchas las familias que deciden dar el paso hacia el autoconsumo fotovoltaico para su vivienda. Es decir, que deciden producir toda o gran parte de la energía eléctrica que consumen con su propia instalación de paneles fotovoltaicos.

El autoconsumo fotovoltaico en España es ya es una realidad.

Sí, el autoconsumo fotovoltaico en España es ya es una realidad a la que se suman cada día más familias, especialmente las que ya disponen o van a instalar una bomba de calor.

El creciente interés por incorporar esta tecnología a nuestros hogares se debe a varios factores. No obstante, en este sentido, han resultado determinantes tanto el incremento de la rentabilidad de estas instalaciones como el cambio legislativo producido este año 2019, con la aprobación del Real Decreto Ley 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas para las diferentes modalidades de autoconsumo de energía eléctrica.   

Tanto si tienes claro que quieres pasarte al autoconsumo fotovoltaico (con o sin bomba de calor) como si aún lo estás dudando, no deberías perderte este artículo.

En él te explicaremos qué es el autoconsumo fotovoltaico, cómo funciona y cuál es la situación legal actualmente. Además, te presentaremos las ventajas de este sistema y descubrirás cómo obtener una mayor rentabilidad al autoconsumo fotovoltaico en tu vivienda.

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico a nivel doméstico?

autoconsumo-fotovoltaico-con-bomba-de-calo

Existen básicamente 2 tipos de sistemas de autoconsumo para viviendas:

  • los que están totalmente desconectados de la red, es decir, que están aislados
  • y los sistemas de autoconsumo conectados a red.

En este artículo nos vamos a centrar solo en los sistemas de autoconsumo conectados a red , ya que son la gran mayoría de instalaciones con las que nos encontramos.

A nivel doméstico , por tanto, una  instalación de autoconsumo fotovoltaico es un tipo de instalación que está conectada a la red eléctrica, pero que, además, es capaz de producir y consumir la energía que genera su propia instalación fotovoltaica de forma local.

Es decir, una vivienda que dispone de un sistema de autoconsumo fotovoltaico es capaz de producir y consumir su propia energía eléctrica, pero sigue estando conectada a la red eléctrica.  

La clave en este tipo de instalaciones es lograr equiparar el consumo eléctrico de la vivienda al nivel de producción, es decir, limitar el consumo de la energía proveniente de la red eléctrica. De esta manera, conseguiremos un mayor ahorro y, por tanto, haremos que nuestra inversión sea más rentable y se amortice más rápido.

¿Y cuál es la mejor manera de lograr consumir la totalidad o casi totalidad de la energía eléctrica producida?

Una opción podría ser disponer de baterías que acumulen los excedentes de energía producida. Lo veremos más adelante. No obstante, el sistema más efectivo y económico, según nuestra experiencia, es combinar el uso de una bomba de calor con una instalación fotovoltaica de autoconsumo.

De hecho, este sistema permite eliminar prácticamente el 100% de los consumos para calefacción, frío y ACS de una vivienda.

A continuación, podrás comprobar cómo lograrlo, pero antes vamos a tratar de explicar cómo funciona un sistema de autoconsumo fotovoltaico.

¿Cómo funciona el autoconsumo fotovoltaico?

Como hemos visto anteriormente, la finalidad de un sistema de autoconsumo fotovoltaico es aprovechar la energía gratuita del sol y convertirla en energía eléctrica útil para el uso doméstico.

Esta energía puede consumirse directamente, es decir, en el momento de la producción o puede acumularse en baterías para su posterior uso. Veamos de qué trata cada una de estos sistemas.

Autoconsumo fotovoltaico sin baterías

Fundamentalmente una instalación de autoconsumo sin baterías conectada a red  está formada por una serie de paneles solares fotovoltaicos conectados entre sí, un inversor y, en algunos casos, un dispositivo de medición e inyección cero.

Los paneles solares son los encargados de convertir la energía que irradia el sol en electricidad. Para que podamos utilizar esta energía a nivel doméstico es necesario contar con un inversor, que es el encargado de convertir la energía eléctrica continua (DC) en alterna (AC).

Además, algunas instalaciones cuentan con un dispositivo de medición e inyección cero, que evita verter energía en la red eléctrica.

En el momento que haya un consumo eléctrico, la fuente a la que va a recurrir nuestra instalación en primer lugar es a la electricidad que produce la instalación fotovoltaica. En caso de que esta sea insuficiente, automáticamente recurrirá a la electricidad de la red. Es un proceso automático y totalmente seguro.

Las instalaciones de este tipo son, en principio, más rentables que las que utilizan baterías, ya que requieren una menor inversión y la amortización se sitúa en torno a  5 ó 7 años, en función de la zona climática y sobre todo del porcentaje de aprovechamiento de la energía producida, ya que de nada nos vale producir electricidad si no somos capaces de autoconsumirla.   

Hacer coincidir los momentos de producción con los de consumo es algo que no resulta sencillo conseguir y , por eso, desde Energanova apostamos por el autoconsumo fotovoltaico en combinación con una instalación de bomba de calor aerotérmica o geotérmica.

De esta manera, podemos configurar la bomba de calor para que trabaje en horario de producción fotovoltaica o incluso utilizar los excedentes fotovoltaicos para, a través de la bomba de calor, acumular de manera gratuita energía térmica que utilizaremos posteriormente en nuestra instalación.

El nuevo Real Decreto Ley 244/2019 permite acogerse a una nueva modalidad de autoconsumo con compensación de excedentes. Dicha compensación económica se realizará de manera automática por parte de la comercializadora eléctrica que descontará en factura y siempre dentro de un mismo mes la energía inyectada a la red de la energía consumida facturándonos la diferencia.

La compensación en ningún caso podrá ser positiva, es decir, aunque el valor de nuestros excedentes sea superior al valor de la energía consumida la comercializadora solo nos compensará hasta el coste cero.

En este sentido es muy importante destacar que el kWh que inyectemos a la red tendrá un precio muy inferior que el que tomemos de la red, en torno a un tercio, por lo que en ningún caso nos interesa sobredimensionar nuestra instalación fotovoltaica y compensar los excedentes, sino que nos interesan instalaciones pequeñas que seamos capaces de autoconsumir en un alto porcentaje.

Autoconsumo fotovoltaico con baterías

Este tipo de instalaciones contarían a mayores con baterías para acumular la energía eléctrica producida por la instalación de autoconsumo que no se utiliza de forma instantánea.

Fundamentalmente se trata de  almacenarla para poder utilizarla después y evitar así que se deje de producir (inyección cero) o que se vierta en la red eléctrica y cobrar esa pequeña compensación.

Así, en resumidas cuentas, cuando las placas fotovoltaicas generan más energía de la necesaria, esta energía sobrante se destina a almacenarla en las baterías. Y esta energía  puede ser utilizada cuando los paneles no estén funcionando, como por ejemplo: por la noche o en los días sin sol, o como suministro de respaldo cuando hay cortes de energía eléctrica.

No obstante, el mayor inconveniente que existe en la actualidad es el coste de este tipo de baterías, que prolongan la amortización a 10-12 años en función de la tecnología de batería elegida.

Por este motivo, desde Energanova apostamos por el autoconsumo fotovoltaico con bomba de calor, ya que actualmente es el sistema que logra un mayor aprovechamiento de la energía gratuita y, por tanto, la opción más rentable.

Ventajas del autoconsumo fotovoltaico

La creciente implantación de los sistemas de autoconsumo fotovoltaico en las viviendas unifamiliares españolas durante los últimos años se debe, sin duda, al gran número de beneficios que aporta. Entre ellos, destacan:

  • Elevado ahorro económico y energético con una inversión reducida.  El autoconsumo fotovoltaico se ha convertido en el sistema más económico para acceder a la electricidad y, por tanto, una de las formas más sencillas de reducir el gasto energético de una vivienda. Actualmente es una de las mejores inversiones de futuro.
  • Rápida amortización. La reducción de los costes de producción de los sistemas fotovoltaicos, junto con  la subida de las tarifas eléctricas, han sido clave para reducir los períodos de amortización de la inversión. Un sistema de autoconsumo fotovoltaico en una vivienda unifamiliar puede amortizarse, por ejemplo, en 5 ó 6 años sin contar con subvención.
  • Bonificaciones del IBI. Un gran número de ayuntamientos ofrecen interesantes bonificaciones en el IBI para aquellas viviendas que dispongan de una instalación de autoconsumo fotovoltaico.  Además, en algunas comunidades autónomas los propietarios de estas instalaciones cuentan con deducciones fiscales.
  • Revalorización del precio de la vivienda. Las viviendas que cuentan con un sistema de autoconsumo fotovoltaico tienen un valor añadido, lo que permite incrementar el precio de la vivienda. De hecho, según el Laboratorio Nacional de Energías Renovables por cada euro que al año ahorramos  gracias al autoconsumo fotovoltaico el valor de tu vivienda se incrementa en 20€ aproximadamente.
  • Menor dependencia de las eléctricas y de las subidas de tarifa. Al contar con un sistema de autoproducción energética, un gran porcentaje de la energía eléctrica que consumas será gratuita, por lo que las subidas de los precios de la electricidad tendrán una incidencia muy baja en tu economía.
  • Mayor  aprovechamiento de las energías renovables, y por tanto, contribuye con la disminución de las emisiones de CO2 a la atmósfera.
  • Contribuye al cambio del modelo energético dependiente de fuentes externas. Reduce el consumo de combustibles fósiles, y por tanto, la dependencia de los países que tienen una mayor producción de estos recursos.

¿Es rentable una instalación de autoconsumo fotovoltaico?

Durante los últimos años se han dado una serie de circunstancias que han favorecido la rentabilidad de este tipo de inversión. De hecho, probablemente es la mejor solución que existe en la actualidad para reducir los consumos energéticos de las viviendas. Entre los distintos motivos destacan:

  • La reducción de los precios de los componentes de una instalación fotovoltaica. Debido a la reducción de los costes de fabricación asociados a la economía de escala, se ha conseguido producir este tipo de tecnología a precios muy competitivos.
  • La mejora tecnológica de los paneles fotovoltaicos, que ha conseguido un mayor aprovechamiento de la energía cedida por el sol, incluso en los días nublados.
  • El incremento de la vida útil de la instalación manteniendo un elevado rendimiento. Por ejemplo, a los 25 años los fabricantes de paneles garantizan un 80% de su potencia nominal.
  • Contar con un entorno legal que favorece el uso de la energía proveniente del sol. Real Decreto Ley 244/2019
  • Apoyo económico de las distintas instituciones a través de subvenciones, bonificaciones del IBI y deducciones fiscales.
  • La radiación solar que recibimos en España, y por tanto la producción fotovoltaica por kW instalado, es de las mayores de Europa.

Creo que hoy nadie duda ya de la rentabilidad de este tipo de instalaciones.

la clave está en equiparar el consumo y la producción

No obstante, existen fórmulas para mejorar esta rentabilidad; por un lado, es importante contar con un sistema de autoconsumo fotovoltaico diseñado para adaptarse a las necesidades de cada vivienda. Por eso es fundamental contar con una empresa especializada en este tipo de cálculos; por otro lado, la clave radica en autoconsumir al menos el 80% de la energía producida.

Como hemos comentado anteriormente, según nuestra experiencia, la mejor manera de acercarse a este 80% es mediante la combinación de una bomba de calor con una instalación fotovoltaica.

Desde Energanova hacemos una apuesta por este tipo de instalaciones. Por eso, las bombas de calor que utilizamos en nuestras instalaciones cuentan con una tecnología que permiten un mayor aprovechamiento de la energía producida por los paneles fotovoltaicos.  

Situación legal del autoconsumo fotovoltaico en España

El presente año 2019 supondrá un antes y un después en el desarrollo y expansión del autoconsumo fotovoltaico en España. Medidas como el fin del llamado “impuesto al sol”, la compensación de excedentes o el autoconsumo compartido harán que de manera generalizada los hogares y empresas españolas apuesten por el autoconsumo fotovoltaico de manera generalizada.

La aprobación en el mes de abril de este año del “Real Decreto Ley 244/2019” reconoce el derecho de los ciudadanos a autoconsumir la energía eléctrica que producen de manera sencilla, legal y sin peaje alguno.

La publicación y entrada en vigor del Real Decreto-Ley 244/2019 de 5 abril por el que se regulan las condiciones administrativas , técnicas y económicas para las modalidades de autoconsumo eléctrico  ha sido el empuje que el autoconsumo necesitaba para despegar definitivamente en España, uno de los países europeos que cuenta con las mejores condiciones climáticas para aprovechar la energía del sol.

Entre los puntos clave de este real decreto destacan:

  • Se reconoce el pleno derecho a auto-consumir la propia energía eléctrica sin ningún tipo de cargo o peaje.
  • Se simplifican las gestiones para la solicitud y legalización de este tipo de instalaciones.
  • Las instalaciones sin excedentes o las de excedentes de hasta quince kilovatios (15 kW) no necesitan permisos de acceso y conexión.
  • En alguna modalidades, autoconsumo residencial de pequeña potencia entre ellas, ya no es necesario colocar un contador de energía eléctrica producida reduciéndose así el coste de la una instalación de autoconsumo.
  • Se redefine el concepto de autoconsumo, permitiendo su uso colectivo o compartido y, de este modo, aprovechar la economía de escala.
  • Se elimina prohibición de instalar una potencia fotovoltaica superior a la potencia contratada.

Para más información, puedes consultar el artículo que hemos creado para explicarte las Claves de la normativa de Autoconsumo Fotovoltaico en España (Real Decreto 244/2019)

Se trata de una Ley que promete un gran avance en el sector energético para España, ya que abrirá el camino en la difusión de las energías renovables que sean respetuosas con la naturaleza, provocando una conciencia dentro de la sociedad y así puedan tener acceso de una forma más barata a la electricidad.

En conclusión

Como hemos visto a lo largo de este artículo, un sistema de autoconsumo que combine bomba de calor con fotovoltaica es probablemente es la mejor solución que existe en la actualidad para reducir los consumos energéticos de las viviendas.

Tanto los factores tecnológicos como legislativos hacen que nunca antes se haya dado una situación tan favorable para este tipo de sistemas en España.

Por este, motivo, sin duda, desde Energanova apostamos por este tipo de soluciones para la proveer a tu hogar de la calefacción y climatización que necesita. De todos modos, si sigues teniendo dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros y te facilitaremos un completo estudio energético personalizado.





Valoración
[Votos: 0 Promedio: 0]